Chinese President Xi Jinping stands by national flags at the Schloss Bellevue presidential residency in Berlin on March 28, 2014. Chinese President Xi Jinping begins a landmark visit to fellow export powerhouse Germany Friday, the third leg of his European tour, expected to cement flourishing trade ties and focus on the Crimea crisis. AFP PHOTO / JOHANNES EISELE (Photo credit should read JOHANNES EISELE/AFP/Getty Images)
- Publicidad -

China denunció a Estados Unidos ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por la suba de los aranceles a las importaciones de acero y aluminio impuesta por Donald Trump.

Los impuestos son uno de los elementos de la amplia disputa comercial entre Washington y Beijing. Trump también amenazó con incrementar los aranceles a un listado de productos chinos por un monto de 50.000 millones de euros como consecuencia de un enfrentamiento por la política de tecnología del gigante asiático.

Beijing solicitó un plazo de consultas de 60 días con Washington para resolver la disputa, dijo la OMC. Si las partes no alcanzan un acuerdo, el próximo paso podría ser que China solicite que un panel de expertos en comercio se pronuncie sobre el caso.

China sostiene que el aumento del 25% en los aranceles a las importaciones de acero y el incremento del 10% en el caso del aluminio violan las leyes internacionales de comercio.

La industria del acero y el aluminio están entre los sectores de la economía china en los que la oferta excede a la demanda. Los socios comerciales de Beijing se quejan de que sus empresas exportan el excedente a precios muy bajos, poniendo en riesgo empleos en Estados Unidos y Europa.

Estados Unidos adquiere poco acero y aluminio a China tras un aumento arancelario previo que buscaba compensar lo que según Washington eran subsidios inapropiados a productores. Pero los economistas dijeron que Beijing respondió para demostrar que se defendería de la situación.

El gobierno chino hizo público el pasado 23 de marzo una lista de productos estadounidenses de 3.000 millones de dólares, que incluye cerdo, manzanas y tubos de acero, sobre la que se incrementarían los aranceles si Trump no alcanza un acuerdo para sellar la disputa sobre el acero y el aluminio.

El presidente chino Xi Jinping prometió que recortará este año los aranceles para los coches, entre otras medidas destinadas a abrir la economía de su país, respondiendo indirectamente a uno de los principales reproches de Estados Unidos en la disputa comercial entre ambos.

“China entrará en una nueva fase de apertura”, declaró el presidente chino en un discurso pronunciado ante los altos responsables internacionales que asistieron al Foro de Boao para Asia, una conferencia conocida como el “Davos chino”.

“China no está tratando de lograr un excedente comercial”, aseguró Xi, en un momento en que el inmenso déficit de Estados Unidos con respecto a China, que sumó 375.000 millones de dólares en 2017, es uno de los principales motivos de queja del presidente estadounidense Donald Trump.

“La puerta de China se está abriendo, no cerrando, y sólo se va a abrir más y más”, afirmó en su discurso. Xi anunció una reducción significativa de los aranceles para los coches este año pero también nuevas medidas para proteger la propiedad intelectual.

COMENTARIOS