- Publicidad -

Un acto inocente puede convertirte en el enemigo público número 1. Bien lo sabe Katy Perry, protagonista de una gran polémica por «robar» el primer beso a un concursante de «American Idol», «Operación Triunfo» estadounidense.

Benjamin Glaze, un joven de 19 años de Oklahoma, se mostró muy desconcertado cuando Perry, tras su actuación, le dio el primer beso en la boca de su vida. Según ha explicado esta semana en una entrevista, el artista quería guardarse esa experiencia para cuando tuviese una pareja.

Todo empezó cuando Luke Bryan, otro de los jueces del programa, le hizo una pregunta a Glaze parafraseando el tema con el que Perry se dio a conocer, «I kissed a girl». El concursante respondió que nunca había tenido novia, momento en el que Perry le pidió que se acercarse a la mesa del jurado, en el que también estaba Lionel Richie. En ese momento, la artista aprovechó para besar al joven.

Katy dejó que Benjamín le diera un beso en la mejilla, para luego pedirle otro ósculo. En ese momento, la intérprete de ‘Roar’ movió la cara y besó en los labios al joven de Oklahoma, quien quedó sumamente sorprendido. Los jurados Lionel Richie y Luje Bryan no dudaron en festejar, sin pensar en las consecuencias.

“Estaba un poco incómodo. Quería guardarlo (el primero beso) para mi primera relación. Quería que fuera especial. ¿Si lo hubiera hecho si me hubiese dicho: ‘¿me besarías?’? No, hubiera dicho que no. Sé que muchos muchachos hubieran dicho “sí”. Pero yo fui criado en una familia conservadora y resultó incómodo de inmediato. Quería que mi primer beso fuera especial”, dijo Benjamín.

La cadena ABC promocionó ese momento a través de sus redes sociales donde se generaron diversas reacciones pues algunos usuarios criticaron la actitud de Katy Perry y hasta la acusaron de acoso.

Hasta el momento, ni Katy Perry ni los productores se han referido al tema. El joven Benjamín Glaze tampoco ha anticipado realizar alguna demanda.

COMENTARIOS