Lisa y Steve Mirizzi nunca olvidarán lo que ocurrió el pasado martes cuando un hombre de 28 años identificado como Alan Estrada entró a robar al negocio que regentan y que se encuentra justo debajo de su casa de Los Ángeles (EEUU).

Las imágenes de la cámara de seguridad muestran al ladrón entrando por un agujero del techo al local, donde hay varios ordenadores.

Uno de ellos estaba encendido así que se puso cómodo, se encendió un porro, y buscó páginas porno mientras cargaba el móvil y, según informa Los Angeles Daily News, hacía las cosas que se hacen cuando uno ve porno.

Fue entonces cuando Lisa bajó las escaleras y lo pilló infraganti. La mujer tuvo tiempo de avisar a su marido y a su hijo, que casualmente estaba de visita ese día, quienes lograron dar caza al intruso y retenerlo hasta que llegó la Policía.

“Era como un sueño, no lo podía creer, me preguntaba ¿esto está pasando de verdad?”, explica Lisa. Su marido Steve se lo tomó con más humor. “Si lo piensas, es un poco cómico”, aseguró a una televisión local.

COMENTARIOS