En la Cámara de Diputados se habló nuevamente sobre la reglamentación de la pérdida de investidura que fue aprobada la semana pasada. El diputado Hugo Rubin solicitó la reconsideración, pero su moción fue rechazada tras un largo debate.

Rubin, uno de los parlamentarios que votó a favor de esta reglamentación, propuso, en la sesión extraordinaria de este miércoles, que el tema sea reconsiderado y se anule la decisión adoptada en la sesión anterior.

Luego de un extenso debate, que se extendió por casi una hora, finalmente la propuesta de reconsiderar el punto fue rechazada por la mayoría, que ratificó lo sancionado con respecto a que los legisladores solo puedan ser echados mediante sentencia judicial y mayoría absoluta.

El planteamiento obedecía a que varios miembros de la Cámara, incluido el propio Rubin, pretendían rectificar su postura tras admitir que en realidad no se interiorizaron de los detalles del proyecto que habían apoyado la semana pasada.

La semana pasada, la Cámara de Diputados aprobó el cuestionado proyecto de ley con el cual intentan evitar nuevos casos de pérdida de investidura para los 125 miembros del Congreso, cuya remoción podría impulsarse únicamente si la solicitud va firmada por la cuarta parte del total de la Cámara.

De ser sancionada la normativa, que ahora pasa a consideración de la Cámara de Senadores, sacar la investidura a un legislador será más engorroso, porque se precisará de la mayoría absoluta de dos tercios de los votos. Eso significa que los senadores necesitarán de 30 votos y los diputados de 53.

Artículo 201

“Los senadores y diputados perderán su investidura, además de los casos ya previstos, por las siguientes causas: la violación del régimen de las inhabilidades e incompatibilidades previstas en esta Constitución, y el uso indebido de influencias, fehacientemente comprobado. Los senadores y diputados no estarán sujetos a mandatos imperativos”, expresa la Constitución Nacional.

COMENTARIOS