- Publicidad -

Después de la masacre de Florida, en donde un adolescente asesinó a 17 personas con un rifle semiautomático en una escuela secundaria, el presidente Donald Trump había mostrado su apoyo a la iniciativa para elevar de 18 a 21 la edad mínima para comprar ese tipo de armas. Pero esta restricción duró poco. La propuesta de seguridad escolar impulsada ayer por la Casa Blanca descartó esta medida y redobla la polémica al proponer armar a los docentes.

La esperanza por un aumento en el control de armas quedó en la nada. El mandatario se había mostrado muy comprometido con este punto y hasta se había animado a acusar a los congresistas de no enfrentarse al gran lobby de este sector. “A algunos de ustedes os deja petrificados la Asociación Nacional del Rifle. Tienen mucho poder sobre ustedes, no tanto sobre mí”, aseguró el magnate.

Pero en menos de dos semanas, el presidente cambió rotundamente su postura y terminó cediendo él mismo. La Casa Blanca presentó un proyecto que gira, principalmente, en entrenar “a personal escolar cualificado” en el manejo de las armas y apoyar la entrada a las instituciones educativas de antiguos veteranos y policías.

Esta medida, que ya había sido rechazada por las grandes asociaciones de profesores, también alienta legislaciones estatales y federales para endurecer el control de antecedentes. Además, creará una comisión para estudiar “el fenómeno de violencia escolar”. “No hay tiempo que perder, nadie tiene que volver a sufrir el terror de Parkland o Newton”, alertó la ministra de Educación, Betsy DeVos.

Para respaldar su nueva estrategia, Trump utilizó -como de costumbre- su cuenta de Twitter para argumentar los antecedentes judiciales. “Aquí estamos, mirando los casos en tribunales antes de actuar. Los Estados están tomando decisiones. Las cosas van rápido, pero no hay mucho apoyo político“, escribió en una catarata de tuits.

“Si los colegios son obligados a ser zonas libres de armas, se invita a entrar a la violencia y el peligro. Casi todos los tiroteos escolares ocurren en zonas libres de armas. Los cobardes solo acuden donde no hay disuasión”, puntualizó el mandatario.

COMENTARIOS