El abogado Guillermo Duarte Cacavelos anunció hoy que se baja de su candidatura al Senado por el Partido Democrático Progresista (PDP), del cual era N° 2, detrás de Desire Masi. El escándalo de los audios filtrados, que dan cuenta de la continúa vinculación a Raúl Fernández Lippmann, provocó su renuncia.

Él mismo convocó a una conferencia de prensa para dar explicaciones de este dictamen. Acompañado de los líderes y candidatos del Partido Democrático Progresista (PDP), como Rafael Filizzola y Masi, Duarte Cacavelos explicó las razones por las que decidió apartarse de su candidatura.

Descabalgó por los constantes ataques que recibe desde medios periodísticos luego de que se haya candidatado y que se agudizaron desde la revelación de encuestas que señalaban que el PDP podría conseguir hasta tres espacios en la Cámara Alta.

Adujo que no puede anteponer sus intereses personales porque debe defender a otras personas, ya que es abogado. Sospecha que hay sectores que están fijándose en todos los clientes a quien defiende y se está haciendo una “guerra sucia” para manchar la imagen de la nucleación política y de su reputación.

El letrado, que integraba la lista a la Cámara Alta en la posición 2, estaba vinculado con Fernández Lippmann, ex secretario general del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM) y principal protagonista del escándalo de presunto tráfico de influencia ante órganos judiciales.

El abogado es el promotor de la teoría del “cruce de llamadas” como prueba de los hechos violentos del 31 de marzo (31M). Sin embargo, tras publicaciones de Última Hora se conoció que sería parte de la rosca de llamadas al ex secretario de González Daher y se habría beneficiado con el sobreseimiento de su suegro en un caso que enfrentaba ante la justicia.

Por su parte, Rafael Filizzola indicó que los ataques contra Cacavelos son infundados. “Es una pérdida porque necesitamos legisladores como él. No hay nada que se lo puede cuestionar en lo ético, mucho menos en lo legal”.

COMENTARIOS