Mucho se escribe sobre una presunta marcha de mujeres en Nueva York el 8 de marzo de 1857: en algunos lugares se menciona una manifestación llevada a cabo por costureras, en otros simplemente por mujeres que decidieron salir a la calle; en algunos comentarios y textos publicados, sin plena veracidad, se dice que se luchaba por la jornada de diez horas, en otras, por la igualdad salarial; en ciertos puntos se dice que hubo represión policial contra las mujeres, en otros que era una jornada primaveral, en los de más allá, un día de nieve. Sin embargo, no existen archivos oficiales ni documentos de la prensa que ratifiquen que tal día existió esa marcha.

En ‘El mito de los orígenes, a propósito de la jornada internacional de las mujeres’, publicado en la revista francesa ‘La Revue d’En Face‘ en 1982, se explica cómo no existe ninguna mención a esta fecha entre las líderes del movimiento feminista socialista internacional que tomó la iniciativa de la creación del 8 de marzo. “La fecha no aparece hasta que se la comienza a ve en la prensa comunista francesa en la década de los cincuenta”, señala. Pero entonces, ¿cuál es el origen del día 8 de marzo como jornada internacional de las mujeres?

Durante la segunda Conferencia Internacional Socialista de Mujeres, celebrada en agosto de 1910 en Copenhague, se adoptó la necesidad de organizar, cada año, una jornada por las mujeres. Fue una iniciativa de Clara Zetkin, comunista alemana que abandonó su país tras la prohibición del Partido Socialdemócrata. Desde Francia y Suiza escribió literatura de forma clandestina, y a su vuelta a suelo germano, fue la editora de ‘Die Gleichleit’ (‘Igualdad’), un periódico de mujeres socialistas. Zetkin quiso replicar la iniciativa del colectivo femenino socialista estadounidense que a partir del año anterior (1909) decidió organizar, el último domingo de febrero, una jornada nacional por la igualdad de los derechos cívicos.

En la capital danesa se eligió la acción, pero no la fecha. Fue la dirección del partido socialdemócrata alemán el que fijó el primer Día Internacional de las Mujeres el 19 de marzo de 1911, una fecha que no estaba escogida al azar: los socialistas germanos celebraban en estas fechas la revolución alemana de 1848 —la ‘Revolución de Marzo’— y el inicio del conflicto que luego se conoció como la ‘Comuna de París’, y cada año ‘Die Gleichleit’ pedía a las mujeres que se unieran a las manifrstaciones. Este primer Día Internacional de la Mujer se celebró en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, donde más de un millón de personas se sumaron a las marchas. Las reivindicaciones eran las lógicas: el derecho al voto, el derecho a puestos en la Administración pública, el fin de la discriminación.

COMENTARIOS