El Papa Francisco autorizó hoy la publicación del decreto para las canonizaciones del beato salvadoreño Oscar Arnulfo Romero, asesinado por paramilitares en El Salvador en 1980, y del italiano Giovanni Battista Montini, que con el nombre de Pablo VI fue el pontífice que presidió el Concilio Vaticano II.

De este modo, dio el visto bueno para que la Congregación para las Causas de los Santos apruebe el segundo milagro atribuido al papa Montini y allana el camino a su santidad. También reconoció un milagro atribuido a Romero, quien fue arzobispo de San Salvador, indicó hoy un comunicado del Vaticano.

El arzobispo Oscar Arnulfo Romero (AP).

La fecha de las canonizaciones se definirá a mediados de mayo. Podrían hacerse juntas el domingo 21 de octubre, dijeron fuentes vaticanas. Otra posibilidad es que Pablo VI sea canonizado en octubre en la Plaza San Pedro y Romero en enero de 2019, en El Salvador, durante el viaje del Papa a Centroamérica para participar de la Jornada Mundial de la Juventud que se hará en Panamá.

El nombre de los dos próximos santos está ligado desde hace más de 40 años, dado que Romero fue nominado arzobispo de San Salvador por el Papa Pablo VI, en 1977.

Imagen sin fechar del Papa Pablo VI (EFE).

El milagro aprobado para el “Papa Montini” tiene que ver con Amanda, una niña que se encontraba en el vientre de su madre a punto de morir y se salvó luego del rezo materno en el santuario dedicado a Pablo VI en las Gracias, en la ciudad italiana de Brescia.

En el caso de Romero, el milagro reconocido es la salvación de una mujer embarazada de siete meses, quien sobrevivió junto a su hijo después de una complicación que la tenía en “riesgo de muerte”, en un caso donde una junta médica del Vaticano “no encontró explicación científica”.

Francisco había proclamado beato a Romero en febrero de 2015 al ser considerado mártir. Se reconoció que lo mataron “in odium fidei” (en odio por su fe) mientras oficiaba una misa en la iglesia de la Divina Providencia en San Salvador. Fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un comando de ultraderecha, al comienzo de la guerra civil en ese país. Es muy popular en América Latina y lo llaman “la voz de los sin voz” por su consagración a los desposeídos.

Por su parte, Pablo VI le da el nombre al aula cerrada en la que Francisco celebra sus audiencias generales en invierno y verano. Fue el pontífice que llevó a término el Concilio Ecuménico Vaticano II, convocado por Juan XXIII. Además, se le debe la “Humanae Vitae”, que incluía la postura de la Iglesia católica hacia el aborto, sobre el control de la natalidad y los métodos anticonceptivos.

Conocido como “el papa peregrino”, Pablo VI fue el primero en viajar fuera de Italia en la era moderna, y es uno de los más reconocidos por Francisco, que ha declarado recientemente que su exhortación apostólica “Evangelli Gaudium”, de 2013, fue fuertemente influenciada por la “Evangelli Nuntiandi” del futuro santo. Durante su beatificación en 2014, Bergoglio lo definió como “el gran timonel del Vaticano II”.

Romero fue beatificado en su país natal el 23 de mayo de 2015en una masiva ceremonia que encabezó el cardenal Angelo Amato como delegado papal. Montini, en tanto, se convertirá en el tercer pontífice canonizado por Francisco, que ya elevó a los altares el 27 de abril de 2014 a Juan XXIII y a Juan Pablo II.

COMENTARIOS