- Publicidad -

El Museo de Israel exhibe por primera vez el “Génesis apócrifo“, uno de los rollos del Mar Muerto descubierto en las cuevas del desierto de Judea, que tiene más de dos mil años. El manuscrito es uno de los textos más misteriosos que hace referencia a una historia bíblica. Durante todo este tiempo, estuvo resguardado en una cámara climatizada construida especialmente para preservarlo.

Escrito en arameo y en primera persona, el pergamino data del siglo I antes de Cristo. Según explicó el curador de la muestra, Adolfo Roitman, es la única copia del texto original que habla sobre los personajes de Abraham y el diluvio que tuvo que atravesar Noé con su familia.

“Los trazos de escritura están hecho con mucho esmero, sin errores y eso en esa época solo era posible si se tenía delante el documento a copiar”, remarcó el especialista.

A diferencia del Génesis conocido hasta ahora, este manuscrito señala que Noé hizo un sacrificio dentro del arca. “Desde un punto de vista histórico, también tendría sentido porque si estamos hablando de la destrucción que arrasó la Tierra, lo habría hecho para asegurarse de purificar el exterior”, agregó Roitman.

 

Los pergaminos apócrifos le trajeron más de un dolor de cabeza a los especialistas por su gran deterioro. Ni siquiera se pudieron digitalizar para ser consultados de manera online.

De las 22 columnas que lo componen, las mejores conservadas son las últimas, a partir de la 18. “Tiene su lógica porque al permanecer enrollado, los caracteres del final son los que estuvieron menos expuestos a la luz y a la humedad“, remarcó el curador.

La muestra, que estará disponible durante tres meses, se basa en una gran innovación tecnológica: los escritos están en una vitrina inteligente diseñada para protegerlos de cualquier tipo de degradación. Es por eso que las lámparas, que iluminan el documento cada 30 segundos, están integradas dentro del propio cristal.

COMENTARIOS