- Publicidad -

Según informó Page Six, Gadot había condicionado su participación en la película si Warner Bros desvinculaba a Ratner, acusado por media docena de mujeres de acoso sexual, entre las que se encuentran las actrices Olivia Munn y Natasha Henstridge. 

Al parecer, lo consiguió. La respuesta  de Warner Bros. fue el cese del contrato con la productora RatPac Entertainment, fundada por el director de  Rush Hour y Red Dragon en 2006.

En la entrevista con NBC, Gadot destacó que “se ha escrito mucho sobre mis puntos de vista y la forma en que me siento, y todos saben cómo me siento porque no estoy ocultando nada”.

Hay mucha gente involucrada en hacer esta película, no soy solo yo, y todos se hicieron eco de los mismos sentimientos. Todos sabían lo que era correcto hacer, añadió. 

A pesar de la ambigua declaración, sí es un hecho que tanto la actriz como el equipo de producción no estaban a dispuestos a trabajar con Ratner, quien ha negado las acusaciones.

COMENTARIOS

Compartir