- Publicidad -

El West Ham está a tres puntos de la zona de descenso en la Premier League y sus hinchas están que arden: se metieron al campo en medio del partido para agredir a los jugadores.

Después de que Ashley Barnes hiciera el primer gol para el Burnley, un hombre invadió la cancha para increpar a los futbolistas entre los que estaban los argentinos Pablo Zabaleta y Manuel Lanzini. El capitán Mark Noble se encargó de retirar al intruso a golpes, pero más tarde llegó el segundo tanto del Burnley y otras cuatro personasse colaron al campo juego. El partido tuvo que detenerse hasta normalizar la situación.

Durante la invasión, los jugadores de Burnley tuvieron u ngran gesto al cuidar a varios chicos que estaban en la cancha para alejarlos de cualquier agresión.

El West Ham tiene 30 puntos en 30 fechas y está tres unidades por encima del Crystal Palace que está en descenso. En el medio de ambos se encuentra el Southampton con 28 porotos.

COMENTARIOS