El PAOK-AEK, partido decisivo por la pelea del título liguero -tercero y primero, respectivamente- fue suspendido en el minuto 90 por graves incidentes.

El árbitro Georgios Kominis anuló un tanto para el PAOK en el tiempo de descuento y los aficionados locales invadieron el terreno de juego mostrando su rechazo a la decisión arbitral. No sólo se quedó en eso la cosa, sino que incluso el presidente del PAOK, Ivan Savvidis, entró al césped para perseguir al colegiado, quien rápidamente salió hacia los vestuarios junto a sus compañeros.

En las imágenes que captaron las cámaras de televisión, Savvidis lleva en el cinturón una funda con una pistola. El presidente del PAOK amenazó al colegiado y a los jugadores del AEK, que abandonaron el terreno de juego atemorizados.

El PAOK señala en su twitter oficial que el “partido terminó con 1-0 y así lo reflejó en el acta el árbitro”.

El árbitro había decretado ocho minutos de añadido en el partido entre el PAOK y el AEK, dirigido por el técnico español Manolo Jiménez, que había sido expulsado. Según contó Jiménez a Carrusel Deportivo de la Cadena SER, el presidente del PAOK se acercó al colegiado, le enseñó el arma y le dijo “se te ha acabado la carrera como árbitro”.

COMENTARIOS