- Publicidad -

El Irak que batalló contra las huestes del autodenominado Estado Islámico quiere tumbar una de las leyes de estatuto personal más liberales de Oriente Próximo. La reforma, aprobada preliminarmente por el Parlamento, proporcionará amplios poderes a los religiosos de cada uno de los credos que componen la aún diversa sociedad iraquí. Una cesión que podría legalizar el matrimonio a partir de los nueve años de edad.

“Estamos muy preocupados”, reconoce a EL MUNDO Hanaa Edwar, una histórica activista de derechos humanos que dirige en Bagdad la asociación Al Amal (Esperanza, en árabe). “La propuesta de reforma permitirá que los contratos de matrimonio se realicen conforme a las creencias de los futuros esposos. Según el islam, la edad permitida para casarse podría bajar hasta los nueve años“, denuncia Edwar.

Irak era hasta ahora uno de los países más avanzados de la región. El matrimonio, el divorcio o la custodia de los hijos no se regían por la “sharia” (legislación islámica) -como sucede entre sus vecinos- sino a través de una legislación de estatuto personal aprobada en 1959 que había sobrevivido al ocaso de Sadam Husein y a tres lustros de violencia sectaria y sobresaltos.

La norma establecía los 18 años como edad legal para contraer matrimonio aunque un juez podía autorizar enlaces con 15 años en casos de “urgencia”; prohibía los matrimonios forzosos; limitaba la poligamia y garantizaba los derechos de la mujer en la separación, la custodia de los hijos y la herencia. Así, proporcionaba la posibilidad a la madre de lograr la tutela de sus vástagos en caso de divorcio y velaba por su derecho a heredar del cónyuge frente a las restricciones marcadas por la jurisprudencia religiosa.

“Las nuevas enmiendas consagran la división sectaria porque dejan los temas importantes en manos de los clérigos. Es el fin de la separación de poderes que recoge la constitución”, señala la activista. Un temor que secunda, en declaraciones a este diario, la diputada iraquí Vian Dajil. “Me niego a hablar de este asunto desde el punto de vista de la religión. Según la nueva ley, la fuerza recae en la decisión de un jeque. Si dice que la chica está preparada aunque tenga nueve años, se casará”, lamenta con el recuerdo de las cientos de adolescentes de la minoría yazidí convertidas en esclavas sexuales del IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés).

COMENTARIOS

Compartir