12 C
Asuncion
lunes, junio 18, 2018

Qué es la tormenta nor’easter, el “ciclón bomba” que amenaza a EE.UU

En estos momentos, la tormenta está apuntando al Atlántico Medio y Nordeste, arrastrando con ella una serie de peligros que amenazan con destrucción a su paso.

A comienzos del año se produjo lo que se denominó como “ciclón bomba”, una enorme tormenta que trajo consigo mínimas que, literalmente, congelaron la costa este de Estados Unidos. De los mismos “productores” se espera el evento nor’easter, y parece que va a ser incluso peor que lo ocurrido hace dos meses.

En estos momentos, la tormenta está apuntando al Atlántico Medio y Nordeste, arrastrando con ella una serie de peligros que amenazan con destrucción a su paso, desde vientos huracanados hasta inundaciones costeras sin precedentes. Es más, según las previsiones actuales, lo más probable que esta tormenta sea más perjudicial que el citado “Ciclón bomba”

Técnicamente, la tormenta, como muchas otras invernales en el hemisferio norte, se intensificará rápidamente una vez que se ponga en marcha (presumiblemente desde este viernes).

Durante el transcurso de las próximas 24 horas, se espera que su presión central mínima, una medida clave en la intensidad de la tormenta, disminuya en más de 24 milibares. Esto sería suficiente para calificar a la tormenta con el proceso conocido como bombagénesis.

Según ese estándar, también se podría llamar a la tormenta “bomba” o incluso otro “ciclón bomba”. De hecho, algunos medios de comunicación, como la CNN y AccuWeather, lo explican en sus titulares bajo ese prisma, de forma que la gente se hace una idea de lo que está por venir recordando el evento de enero.

Sin embargo, hay un problema en mezclar ambos eventos: este será mucho peor. Las previsiones hablan de una tormenta que tendrá una huella más amplia y dañina en una gran cantidad localizaciones que el “Ciclón Bomba”. Por ejemplo, es probable que los cortes de electricidad se extiendan desde el área de Washington hacia el norte, hasta Nueva York, y hacia el este, hasta Boston.

Además, muchos de los otros impactos de esta tormenta superarán los de la tormenta del 4 de enero, particularmente las correspondientes a inundaciones costeras.

De hecho, la oficina del Servicio Meteorológico de Boston está utilizando un lenguaje bastante claro para advertir a las personas sobre la amenaza de inundación, señalando que se trata de una situación de peligro de vidas a lo largo de la costa, donde es probable que se registren inundaciones debido a una combinación de mareas altas y marejadas de olas altísimas a poca distancia de la costa.

Si la configuración de esta tormenta parece mucho peor que otras, en parte es porque va a viajar de forma lenta, exponiendo la costa de Massachusetts a grandes inundaciones costeras durante al menos tres ciclos de mareas, mientras que el “ciclón bomba” se movía rápidamente cuando golpeó. Otro aspecto que la hace diferente, y potencialmente mucho más destructiva, es el tipo de nieve que producirá.

El “ciclón bomba” tenía gran parte de aire del Ártico, lo que hacía que la nieve que caía sobre algunas zonas fuera liviana. Sin embargo, nor’easter arrojará nieve pastosa y húmeda similar al cemento en Nueva York y las zonas más altas de Connecticut y Massachusetts. El peso de esta nieve en las ramas de los árboles y el cableado de energía tiende a causar cortes de energía significativos.

Dicho todo esto, la conclusión es que esta vez sí se trata de un verdadero “ciclón bomba”, una tormenta que sufrirá bombogénesis y cuyo impacto y destrucción se manifestará durante este fin de semana.

COMENTARIOS