El presidente de la república electo, Mario Abdo Benítez, y el mandatario ruso, Vladimir Putin, se reunieron en Moscú y acordaron fortalecer la relación de amistad entre ambas naciones. 

“Espero que su estancia en Rusia le traiga grandes emociones, buen humor y suponga un factor de impulso para el desarrollo de nuestras relaciones bilaterales”, dijo Putin al comenzar su reunión con Abdo Benítez.

El futuro jefe de Estado paraguayo regaló a su homólogo condecoraciones y una estatua de 7 kilogramos de peso, hecha con municiones, como recuerdo de la Guerra del Chaco, que se libró entre Paraguay y Bolivia y en la que oficiales rusos pelearon del lado paraguayo.

“Le agradezco mucho este signo de atención, especialmente la entrega de las condecoraciones de los oficiales, encontraremos un digno lugar para todo esto tras pedir consejo a nuestra opinión pública, es un gesto muy simbólico que refleja la afinidad entre nuestros países”, señaló Putin.

Benítez a su vez aseveró que Paraguay recordará siempre la proeza del oficial ruso Vasili Oréfiev-Serbriakov, que cayó en la batalla decisiva de aquella guerra.

Putin felicitó a Benítez con motivo de su elección como presidente de la República del Paraguay, le agradeció la cálida acogida dispensada al patriarca ruso Kiril durante su visita a nuestro país y le propuso debatir diversas variantes de desarrollo de las relaciones bilaterales.

El mandatario electo destacó que se trata de la primera visita de un presidente de Paraguay a Rusia, pero recordó que él estuvo en este país como senador.

“Este encuentro es histórico, porque es la primera vez en nuestra historia que un presidente de la república del Paraguay estrecha la mano de un presidente de la Federación Rusa”, resaltó el mandatario electo.

Tras el encuentro bilateral, Abdo Benítez y su comitiva participarán de la ceremonia inaugural de la Copa del Mundo de Fútbol Rusia 2018, a invitación del propio Putin y el titular de la FIFA, Gianni Infantino.

 

 

COMENTARIOS