- Publicidad -

En un nuevo viernes de furia, nuevos enfrentamientos estallaron en la frontera entre Israel y la Franja de Gaza durante protestas que congregaron a miles de palestinos en el tercer viernes de manifestaciones que ya dejaron 33 palestinos muertos las últimas dos semanas.

Algunos manifestantes lanzaron piedras contra los soldados israelíes que respondieron con disparos.Al menos ocho palestinos resultaron heridos, según el ministerio de Salud de Gaza, uno de ellos alcanzado en la cabeza.

Las protestas, que comenzaron el 30 de marzo, plantean un desafío a las fuerzas israelíes, que rechazaron las críticas sobre el uso de balas reales explicando que sus reglas de uso eran necesarias y no las cambiarían.

El viernes, los organizadores de las protestas pidieron a los manifestantes palestinos que quemaran banderas israelíes e izaran banderas palestinas.

Por la mañana, miles de manifestantes se reunieron en diferentes lugares de la frontera. La protesta debería congregar a aún más gente por la tarde, luego de la oración semanal de los viernes.

El movimiento de protesta, bautizado “la marcha del retorno”, prevé manifestaciones durante seis semanas cerca de la frontera para reclamar el “derecho de regreso” de unos 700.000 palestinos expulsados de sus tierras o que huyeron durante la guerra que siguió a la creación de Israel el 14 de mayo de 1948.

Para Israel, el regreso de los refugiados palestinos equivale a la destrucción del “Estado judío”.

En el norte de la Franja de Gaza, Sumaya Abu Awad, de 36 años, que participa en la manifestación con sus hijos dijo que venía de Hiribya y que era su derecho regresar, en referencia a un pueblo del norte de Gaza, destruido durante la guerra de 1948. “No tengo miedo a morir porque de todas maneras no hay vida en Gaza”.

Desde el 30 de marzo 33 palestinos murieron y centenares más resultaron heridos por disparos del ejército israelí, según las autoridades de Gaza.

En las manifestaciones de los últimos dos viernes, decenas de miles de personas se congregaron en cinco puntos diferentes de la frontera. Una pequeña cantidad de manifestantes se acercó de la valla, para lanzar piedras o hacer rodar neumáticos en llamas en dirección de los soldados.

Israel acusa a Hamas, el movimiento islamista palestino que gobierna Gaza y contra el que libró tres guerras desde 2008, de utilizar las manifestaciones como diversión para cometer actos de violencia.

El Estado hebreo dijo que las manifestaciones fueron la oportunidad de intentos de ataques, infiltraciones a Israel y daños a la valla y se comprometió a frenar esos intentos.

Pero los palestinos alegan que los soldados disparan contra los manifestantes cuando en realidad no plantean ninguna amenaza.

Entre los palestinos muertos el viernes pasado figura un periodista, Yaser Murtaja, quien, según testigos, llevaba puesto un chaleco que lo identificaba como reportero cuando los soldados le dispararon.

Israel afirmó que se trataba de un miembro de Hamas, pero sin dar pruebas.

Grupos de defensa de los derechos humanos criticaron a las fuerzas israelíes, poniendo en evidencia las imágenes, no verificadas, de los videos que se propagaron en internet que muestran a soldados disparando contra manifestantes.

Los responsables de Hamas dijeron esperar menos violencia en las manifestaciones de este viernes y reiteraron que mantendrán la movilización hasta el 14 de mayo, fecha en principio prevista para el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén.

Esta mudanza irritó profundamente a los palestinos, que consideran la parte oriental de Jerusalén anexionada por Israel como la capital del Estado al que aspiran.

Las manifestaciones deben terminar oficialmente a fines de mayo, cuando los palestinos celebran la Nakba, “catástrofe” en árabe, que supuso para los palestinos la proclamación del Estado de Israel en 1948.

La Franja de Gaza está sometida a un bloqueo israelí desde hace más de 10 años, mientras que su frontera con Egipto fue ampliamente cerrada los últimos años. El jueves, Egipto abrió hasta el sábado el paso fronterizo de Rafah.

COMENTARIOS