Según las versiones preliminares, los internos se enfadaron cuando los guardiacárceles les pidieron que bajen el volumen de la música que escuchaban en plena madrugada e iniciaron la violenta medida de fuerza.

Según confirmó el director de Establecimientos Penitenciarios. El mismo minimizó lo sucedido y lo calificó solo como una “protesta” que nunca se salió de control.

Los incidentes ocurridos en la Penitenciaria de Misiones dejaron un agente policial con una contusión en la cabeza. “En ningún momento se salió de control”, aseguró, pese a que tuvieron que esperar varias horas para ingresar hasta el pabellón incidentado.

Recién en horas de la mañana los guardias ingresaron al pabellón. “Tuvimos que esperar un poquito”, admitió Servián. Sin embargo, reiteró que en ningún momento se tuvo la perdida de control de la situación por lo que no se puede hablar de un motín.

COMENTARIOS