FET05. MOSCÚ (RUSIA), 01/03/2018.- El presidente ruso, Vladímir Putin, llega para pronunciar su discurso anual sobre el estado de la nación ante las dos cámaras del Parlamento, en el centro de congresos Manège de Moscú (Rusia), hoy 1 de marzo de 2018. EFE/ Maxim Shemetov / Pool

A dos semanas de unas elecciones que está seguro de volver a ganar, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha ofrecido este jueves su discurso anual ante el Parlamento. Se preveía que el mandatario sentaría las bases de sus prioridades, sobre todo económicas y sociales para su próximo mandato. Sin embargo, Putin se ha pasado casi la mitad de su discurso presentando las novedosas armas made in Rusia.

Después de prometer medidas de lucha contra el cáncer, para mejorar la red de carreteras o la creación de más plazas en las guarderías, Putin ha pasado revista durante casi una hora (la mitad de su discurso) a las últimas armas “invencibles” desarrolladas por Rusia, apoyándose en imágenes, infografías y vídeos.

Presentando en desorden nuevos tipos de misiles de crucero con “alcance ilimitado”, minisubmarinos a propulsión nuclear e inclusive un arma láser “sobre la cual es muy pronto para brindar sus detalles”, el presidente fustigó la actitud de los occidentales hacia Rusia.

“Nadie quería hablarnos, nadie quería escucharnos. ¡Escúchennos ahora!”, gritó, provocando una larga ovación de los parlamentarios reunidos en un edificio histórico cercano al Kremlin.

Subrayó los progresos logrados a pesar de las sanciones occidentales impuestas a causa de la crisis ucraniana, sobre todo en el sector de la defensa: “Todo lo que ustedes han intentado para molestar, impedir, bloquear a Rusia no ha tenido éxito. Todos los trabajos de refuerzo de la capacidad defensiva de Rusia han sido realizados y lo siguen siendo”.

Negando alimentar cualquier carrera armamentista, el presidente antes que nada presentó los esfuerzos de Rusia como una “respuesta” a la actividad militar estadounidense, cuya nueva posición en cuanto a lo nuclear ha sido denunciada por Moscú como “belicosa” y “antirrusa”.

Por lo tanto, Rusia “no amenaza a nadie”, no hay “ningún plan para utilizar este potencial de manera ofensiva”, indicó Putin.

COMENTARIOS