Con 24 votos a favor, el Congreso Nacional aprobó la designación de Sandra Quiñonez como Fiscal General del Estado. Es la primera vez que una mujer accede a dicho cargo.

Tras un largo debate, la Cámara de Senadores acaba de otorgar el acuerdo constitucional para que Quiñonez sea confirmada como nueva titular del Ministerio Público. Se necesitaban 23 votos, y 24 senadores votaron a favor, siete abstenciones, siete ausencias y 14 por el rechazo. La mayoría de los legisladores de Colorado Añeteté no estuvo presente.

Con más de 17 años de experiencia, formó parte de la Fiscalía Antisecuestros, donde tuvo a su cargo los casos de secuestro más emblemáticos del país. El primero de ellos fue el de María Edith Bordón de Debernardi, en el año 2001.

Agradeció la confianza encomendada por los legisladores que permitieron que ella llegue a su cargo y también recordó sus raíces y familiares. “Ciudadanía, no les voy a defraudar. Voy a recuperar la credibilidad que la institución carece”, expresó.

La fiscal también encabezó aquel operativo que conmocionó al país, la tarde que se encontró el cadáver de Cecilia Cubas, en la llamada “casa del horror”, en Ñemby. La hija del ex presidente Raúl Cubas fue secuestrada en 2004.

La flamante Fiscal General ya se encuentra en el recinto parlamentario y convocarán a una sesión extraordinaria para tomar el juramente y asuma en el cargo.

Quiñonez fue electa de la terna conformada por el anterior Fiscal General, Javier Diaz Verón y la fiscal de Delitos Económicos Victoria Acuña. Dicha nómina fue muy cuestionada por senadores opositores principalmente debido a la falta de pluralidad de sus integrantes.

COMENTARIOS