- Publicidad -

El 0-1 de la ida fue suficiente para los suizos, que tuvieron ocasiones para matar la eliminatoria pero sufrieron en demasía en los minutos finales por el empuje de unos norirlandeses que nunca le perdieron la cara al encuentro. Cada uno jugó sus bazas y finalmente fueron los suizos los que se llevaron el premio.

Empezó Irlanda del Norte con una marcha más que Suiza y en apenas tres minutos tuvo más llegadas al área de Sommer que en el partido de ida disputado en Irlanda. Y en la mayoría de las ocasiones, con protagonismo de un Brunt que buscó el gol desde el primer minuto. Suya fue la más clara de los irlandeses en el minuto 3, cuando enganchó un espectacular lanzamiento que despejó acrobáticamente a córner Sommer. Sin embargo, poco a poco Suiza se fue haciendo con el dominio del partido gracias a la posesión de balón. De nuevo Shaqiri creaba peligro desde la banda derecha y Seferovic se convirtió en un dolor de cabeza para la zaga visitante. Fue precisamente el exjugador de la Real Sociedad quien cabeceó fuera un centro lateral. La cosa se igualaba y terminaría por decantarse por el lado suizo, que comenzó a llegar con más claridad al área de McGovern. Tuvo que lucirse el portero en un mano a mano con Zuber y con otro lanzamiento de Shaqiri. El dominio era suizo, pero el gol que dejase sentenciada la eliminatoria no llegaba. Buenas noticias por tanto para una Irlanda del Norte que llegó viva al descanso.

Tras el paso por los vestuarios, fue Suiza la que salió buscando la sentencia. El lateral del MIlán Ricardo Rodríguez la buscó con un lanzamiento desviado y acto seguido fue Washington el que cabeceó ligeramente desviado un buen centro lateral. Los irlandeses seguían con opciones y subían la línea de presión buscando ese gol que igualase la eliminatoria. El estado del césped tampoco ayudaba demasiado y, en vez de intentar tocar para mantener la posesión, el juego directo irlandés afeaba un poco el choque. Saville lanzó desde dentro del área en una más que perdonaron los visitantes, aunque en esta ocasión Sommer, bien colocado, atajó sin problemas.

Así, con ese 0-0. se llegó a los minutos finales. Irlanda del Norte movió ficha desde el banquillo y su dominio fue en aumento. Subió más las líneas y comenzó a buscar las llegadas por banda para colgar balones al área. Mientras, Suiza se defendía y le regaló la pelota al rival, algo que le hizo sufrir en demasía en los minutos finales. Y aunque Irlanda del Norte lo intentó con más corazón que cabeza, finalmente el gol no llegó. Tuvo Suiza la sentencia en varias contras, sobre todo después de la entrada de un Embolo que estaba más fresco que la zaga irlandesa, pero la pelota no quiso entrar. Tampoco quiso entrar en la última del partido cuando Sommer cantó en la salida, McNeir remató como pudo y Ricardo Rodríguez sacó el balón cuando se cantaba el empate de Irlanda del Norte. Sin embargo, el choque terminó como empezó. Así, Suiza se convierte en la selección número 27 en conseguir la clasificación para el Mundial de Rusia.

COMENTARIOS