Apenas ocho días antes del inicio de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang (Corea del Sur), el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) anunció esta mañana que fueron anuladas las sanciones de por vida que el Comité Olímpico Internacional (COI) había impuesto a 28 deportistas rusos. También les serán devueltos los resultados que cada uno de ellos logró en los Juegos de Invierno de Sochi 2014.

Otros 15 atletas, en cambio, recibieron respuesta negativa a sus recursos: cuatro de ellos seguirán sancionados de por vida y 11 fueron declarados culpables de infligir las reglas antidopaje, por lo que no podrán ir a Pyeongchang y no recuperarán sus resultados de 2014.

La decisión del TAS es un duro golpe al COI, que había sancionado a esos deportistas por considerar que se habían dopado repetidamente y que eran parte del entramado de dopaje en Rusia. Los 28 deportistas cuyas sanciones fueron anuladas podrían, en teoría, participar en los Juegos de Pyeongchang, pero la decisión final es de un comité del COI, por lo que su participación todavía no está confirmada.

En un comunicado de prensa, el COI explicó esta mañana que “la decisión del TAS no significa que los atletas en el grupo de los 28 serán invitados a los Juegos. No estar sancionado no otorga automáticamente el privilegio de una invitación. En ese contexto –añade el comunicado- es importante dejar claro que el TAS insiste sobre el hecho de que su decisión no significa que los 28 atletas hayan sido declarados inocentes”.

El COI asume el golpe y no esconde que le duele la decisión del TAS: “la rechazamos porque el TAS no tuvo en cuenta la existencia comprobada de la manipulación organizada en el sistema antidopaje” de Rusia en los 28 casos de deportistas perdonados.

El COI llega a decir en su comunicado que la decisión del TAS “podría tener un serio impacto en la lucha contra el dopaje en el futuro”. El organismo que organiza y gestiona los Juegos Olímpicos estudiará ahora los pasos a dar, entre ellos si acude al Tribunal Federal suizo.

39 de los 43 atletas rusos sancionados de por vida por el COI durante los meses de noviembre y diciembre participaron en una audiencia en el TAS, donde alegaron que creían tener derecho a acudir a los Juegos de Invierno de Corea del Sur.

Tras la audiencia celebrada con los atletas a finales de enero, el TAS explica ahora que las pruebas que utilizó el COI para condenar a esos 28 atletas “no eran suficientes”, por lo que el TAS “anula sus sanciones y restablece sus resultados individuales conseguidos en Sochi 2014”.

El gobierno ruso se agarra ahora al informe del TAS para limpiar su historial de dopaje. Según Vitali Mutko, viceministro de Deportes –y también sancionado de por vida por el COI-, la resolución del TAS “desmiente” todos las acusaciones de que en Rusia hay un sistema de dopaje institucional organizado desde la cúspide del Estado

COMENTARIOS