Sergei Skripal.
- Publicidad -

Theresa May dijo el lunes en el Parlamento que es “muy probable” que Rusia esté tras el atentado con gas nervioso contra un ex espía ruso y le dio hasta el martes para dar explicaciones.

“Es muy probable que Rusia fuera responsable del acto” contra Serguéi Skripal y su hija Yulia, heridos de gravedad en la ciudad de Salisbury con un gas nervioso que, dijo May, es de tipo militar y se fabrica en Rusia, por lo que dio hasta el martes a Moscú para aclarar si usó el arma o cayó en manos de alguien, y para dar explicaciones a la Organización para la prohibición de armas químicas.

Skripal, de 66 años, y su hija, de 33, permanecen en estado crítico, aunque estable, desde que el domingo 4 de marzo fueron hallados inconscientes en el banco de un parque en Salisbury (sur de Inglaterra).

“Está ahora claro que el señor Skripal y su hija fueron envenenados con un agente nervioso de naturaleza militar de un tipo desarrollado por Rusia. Es parte de un grupo de agentes nerviosos conocidos como ‘Novichok'”, puntualizó.

En base a la identificación de la sustancia por parte de “expertos de talla mundial”, el Reino Unido ha determinado que “Rusia ha producido con anterioridad ese agente y todavía sería capaz de hacerlo”, agregó la primera ministra.

May subrayó que solo hay “dos posibilidades” para explicar el envenenamiento: o bien es “un ataque directo” de Rusia, o bien Moscú “perdió el control” de la sustancia y dejó que cayera en manos inadecuadas, sostuvo.

COMENTARIOS