La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha excluido la participación de su país en un potencial ataque militar contra Siria, pero sí apoya los esfuerzos de otros países para contrarrestar el uso de sustancias tóxicas.

“Apoyamos que se haga todo para señalar que este uso de armas químicas es inaceptable”ha manifestado la mandataria germana durante una visita a Berlín del primer ministro de Dinamarca, Lars Lokke Rasmussen.

Este jueves, Merkel ha conversado por teléfono respecto a Siria con el presidente de Francia, Emmanuel Macron. Durante ese diálogo, ambos líderes han expresado su “preocupación común sobre el uso reciente de gas tóxico”.

La mandataria alemana cree es necesario considerar “un espectro completo de medidas” de respuesta y ha destacado que “resulta importante mostrar unidad” entre los aliados respecto a la situación en ese país de Oriente Medio.

Por su parte, Macron ha afirmado que dispone de “pruebas” de que el Gobierno de Bashar al Assad es responsable del lanzamiento del supuesto ataque químico en la ciudad siria de Duma (Guta Oriental, Siria) el pasado 7 de abril, pero ha avisado que las medidas de respuesta se tomarán “cuando toda la información esté revisada”.

Por su parte, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia ha afirmado que no se encontraron ni heridos ni cuerpos de víctimas en Duma (Siria) tras el supuesto ataque químico reportado en el lugar.

Expertos militares rusos en radiación, químicos y protección biológica tomaron “muestras de suelo” en el lugar del supuesto incidente y su análisis “mostró la ausencia de sustancias nerviosas y tóxicas con cloro“.

Según un representante del Estado Mayor ruso, el 7 de abril tuvo lugar el intento más reciente de “fabricación de pruebas falsas de un supuesto uso de sustancias tóxicas por parte de las autoridades sirias en Guta Oriental”.

COMENTARIOS