El futbolista Rodrigo Burgos se presentó esta mañana al Juzgado de San Lorenzo, para la audiencia de revisión de medidas. La defensa pidió su libertad alegando que no existió el hecho de violencia por el que se lo acusa.

Entre las pruebas nuevas está un testimonio de la empleada doméstica de la casa de la familia Burgos en que la misma declara que trabajó hasta el 14 de diciembre y que no hubo golpes. Según la pareja del deportista, el acusado la agredió el 12 de diciembre.

La otra novedad que presentará la defensa es el informe del perito Pablo Lemir en que afirma que las imágenes que presenta la esposa del jugador no coinciden con las fechas de las heridas del informe médico.

Loading...

“Los elementos recabados en el plazo establecido nos permiten demostrar la no existencia del hecho punible denunciado”, dijo Andrés Bernal, abogado del jugador.

Rodrigo Burgos está imputado por violencia familiar, por supuestamente haber maltratado a su esposa, a quien él acusa de autoflagelarse para echarle la culpa él y darse el gusto de verlo en prisión.

Loading...