Italia está contra las cuerdas. Cayó en el encuentro de ida de la repesca frente a Suecia por 1-0 y se complica su presencia en el próximo Mundial de Rusia. Los italianos pagaron su racanería y tienen 90 minutos para resolver el desaguisado en su campo.

Es sabido por todos que quien juega con fuego puede terminar quemándose. Eso fue lo que le pasó a Italia en el primer partido de la repesca. Lejos de plantear un partido con una visión ofensiva optó por mantener el orden a la espera de la ocasión idónea para propinar el primer golpe certero. No fue así y quien pegó primero fue Suecia.

Ya lo mereció en la primera parte, pero al descanso se llegó con empate a cero. Fue tras el receso cuando cambió todo el decorado. Fue en una acción a balón parado. En un saque de banda mal defendido por la defensa italiana el balón llegó en la frontal a Johansson, que llevaba apenas unos minutos en el campo. Armó la pierna y el balón tomó la dirección hacia la portería. Buffon adivinó la trayectoria pero en el camino el balón tropezó en un defensa y acabó dentro de la portería.

Loading...

Premio justo para los suecos. Por entonces, el partido ya estaba algo bronco y la media hora restante se desarrolló con continuas interrupciones. Pudo empatar Italia pero tenía la suerte de cara. En una buena acción de ataque colectiva el balón se estrelló contra el poste y se quedó en el campo. Con el paso de los minutos llegaron las prisas y ya se sabe qué sucede cuando la mente va más deprisa que las piernas.

Loading...