El CEO y cofundador de Facebook, Mark Zuckerberg, volvió hoy al Congreso estadounidense para testificar ante la comisión de Energía y Comercio de la Cámara baja sobre el rol de la red social en los recientes escándalos, en una audiencia que con transmisión en vivo desde las 10 (a las 11 de Argentina).

El empresario de 33 años admitió, en una parte de su comparecencia, que también sus datos fueron usados por Cambridge Analytica, la empresa que usó datos de 87 millonesde cuentas para influir en la campaña presidencial de Estados Unidos en la que resultó electo Donald Trump.

Tal como hizo ayer ante dos comisiones del Senado, el líder de la red social inició su comparecencia ante la comisión de Energía y Comercio de la Cámara baja asumiendo la responsabilidad por los recientes escándalos, reconociendo su “error” y asegurando que su empresa “no hizo lo suficiente” para evitar que sus herramientas “se usen también para hacer daño”.

Loading...

“No tomamos una visión lo suficientemente amplia de nuestra responsabilidad, y eso fue un gran error. Fue mi error, y lo siento“, manifestó como de memoria, en un discurso calcado al que brindó ayer.

Al igual que en la primera jornada, Zuckerberg confirmó que su empresa colabora en la investigación por la supuesta injerencia rusa en la elecciones estadounidenses y se mostró a favor de una regulación de Internet.

A lo largo de la interpelación, el CEO de Facebook también volvió a pasar por momentos de cierta incomodidad, como por ejemplo ante una consulta del legislador demócrata Frank Pallone. Zuckerberg se negó a compromoterse en cambiar la configuración por defecto de Facebook para minimizar la recolección de datos.

“¿Cómo pueden los consumidores tener control sobre sus datos cuando Facebook no tiene control sobre los datos?”, le preguntó Pallone

Cuando un representante de California le preguntó si estos escándalos iban a cambiar el modelo de negocios para favorecer la privacidad de las personas, Zuckerberg respondió que no estaba seguro de lo que le estaba preguntando, cambió de tema y dejó al legislador sin respuesta.

El fundador de la red social también se mostró abierto a la posibilidad de que se establezca una regulación para empresas como la suya, aunque consideró que “hay que ser cuidadoso con lo que se plantea” en este sentido.

Esta capacidad de eludir ciertos temas como cambios en el modelo de negocio de la compañía o una posible regulación contra la venta de publicidad dirigida por algoritmos en función de los intereses de los usuarios de la plataforma se vio reflejada en un aumento de las acciones de la empresa, que hoy se incrementaron casi un 1% hasta los 166 dólares, y recuperaron en total US$10 de los 30 que habían perdido desde mediados de marzo.

La comparecencia del ejecutivo ante el Senado se produjo a raíz de que en marzo se hiciera público que la consultora británica tuvo acceso hasta 2014 a datos recopilados por Facebook y usó esa información para desarrollar un software destinado a predecir las decisiones de votantes e influir en ellas.

Cambridge Analytica, la sociedad en el centro del escándalo que golpea a Facebook y a su fundador Mark Zuckerberg, negó haber robado datos de esa red social para manipular campañas electorales.

“No hemos pirateado a Facebook, ni infringido las leyes, no hemos influido en el referéndum sobre el Brexit, recogemos datos solo con el consenso informado. Estamos realizando una investigación independiente para demostrar que no poseemos ningún dato, compartiremos los resultados de esta investigación apenas la recibamos”, se defendió la empresa.

El documento, conocido hoy tras la comparecencia de Zuckerberg en el Congreso estadounidense, tiene fecha 9 de abril.

En su versión de los hechos, Cambridge Analytica explicó que recibió los datos en licencia de la sociedad de búsqueda GSR (General Science Research) “que los obtuvo legalmente a través de un instrumento provisto por Facebook”.

“Cientos de empresas de datos utilizaron los datos de Facebook de modo similar. Para ser claros -agregó- Cambridge Analytica no recogió o compartió ilegalmente o en modo inapropiado datos con ningún otro. Cambridge Analytica no infringió la ley”, aseguró.

En su defensa, la sociedad dijo además que “no utilizó los datos GSR o derivados de estos datos en las elecciones presidenciales estadounidenses” y precisó que “las afirmaciones según las cuales usamos esos datos para la campaña de Donald Trump son simplemente falsos”.

“Cambridge Analytica proveyó sondeos, análisis de datos y marketing digital para la campaña de Trump”, indicó.

Loading...