El último rinoceronte blanco del norte macho murió en Kenia con 45 años, anunciaron este martes sus guardianes, lo que deja a dos hembras como únicas supervivientes de esta subespecie.

El animal, llamado Sudan, sufría complicaciones de salud debido a su avanzada edad, por lo que al agravarse considerablemente su estado “el equipo veterinario tomó la decisión de practicarle una eutanasia”, informó en un comunicado la reserva natural Ol Peteja de Kenia, donde vivía.

Cuando Sudan nació en 1973 en Shambe, en Sudán del Sur, había unos 700 ejemplares vivos. En teoría, la muerte de Sudan sella la extinción de esta subespecie de rinoceronte.

Loading...

Sin embargo, los científicos han recopilado su material genético y están intentado desarrollar técnicas de fertilización in vitro para preservar a esta subespecie.

Sudan vivió los últimos años en una reserva de 36.400 hectáreas en el centro de Kenia, junto a las dos rinocerontes hembras de esta subespecie, protegido de los cazadores furtivos por guardias armados.

“En Ol Pejeta estamos tristes por la muerte de Sudan. Era un gran embajador de su especie y será recordado porque sirvió para alertar sobre la situación que enfrentan los rinocerontes, pero también miles de otras especies amenazadas de extinción como resultado de la insostenible actividad humana”, manifestó Richard Vigne, director de Ol Pejeta.

Los rinocerontes tienen pocos predadores en la naturaleza debido a su tamaño. No obstante, la población de rinocerontes blancos del norte se vio muy diezmada en Uganda, República Centroafricana, Sudán y Chad debido a la extensa caza furtiva de los años 70 y 80, alentada por la demanda de cuernos de rinoceronte para la medicina tradicional china en Asia y para mangos de puñales en Yemen.

Una última manada salvaje de unos 20 a 30 rinocerontes en República Democrática del Congo murió por los combates en ese país a finales de los años 1990.

En el 2008, el rinoceronte blanco del norte se consideró extinguido en estado salvaje.

Los rinocerontes poblaron la Tierra durante 26 millones de años. A mediados del siglo XIX se estimaba su población en alrededor de un millón en África. En el 2011 se consideró como extinguido el rinoceronte negro occidental.

Sudan evitó “su extinción en estado salvaje” cuando fue capturado, junto a otros seis ejemplares en Sudán del Sur y enviado en la década de los 70 al zoológico de Dvur Kralove, en la entonces Checoslovaquia.

Este zoológico del centro de la actual República Checa es el único lugar del mundo en donde logró reproducirse en cautiverio.

Las últimas dos hembras de esta subespecie aún vivas en Ol Pejeta, Navin y Fatu, nacieron en Dvur Kralove.

El último nacimiento, el de Fatu, fue el 29 de junio del 2000.

En el 2009 cuatro rinocerontes fértiles, dos machos y dos hembras, fueron trasladados del zoológico de Dvur Kralove a la reserva de Ol Pejeta, en Kenia, con la esperanza de que unas condiciones similares a las de su hábitat natural les permitiesen tener crías.

Los especialistas checos y kenianos esperaban que el nivel de hormonas de las hembras regresaría a niveles normales en un hábitat natural.

Pese a que se les vio apareándose, no hubo ninguna gestación fructuosa.

El otro rinoceronte macho, Suni, murió por causas naturales en octubre del 2014.

“Sudan tuvo una vida excepcionalmente memorable”, indicó el zoológico checo este martes en un comunicado.

“Contribuyó ampliamente a la supervivencia de su subespecie, engendrando dos hembras (Nabire, muerta en el 2015 en Dvur Kralove y Najin, NDLR). Pasaba sus últimos años en África, en donde se ganó el corazón de mucha gente”, continúa el texto.

“Fue un animal excepcional, increíblemente gentil. Nunca manifestó ningún signo de agresividad, era muy obediente”, recuerda su excriador en Dvur Kralove, Jan Zdarek, citado por la agencia CTK.

Sudan se hizo famoso en el 2017 cuando le crearon un perfil en la popular plataforma de citas Tinder, una campaña que tenía como objetivo recaudar fondos para desarrollar técnicas de fecundación in vitro para preservar especies.

Loading...