Una botella de vodka valorada en 1,1 millones de euros desapareció de un bar en Copenhague, según denunció el dueño del local. De la marca Russo Baltique, está hecha con tres kilos de oro y plata. Esa edición, considerada una de las más caras del mundo, tiene una cinta de cuero con el dibujo del primer auto de Montecarlo de 1912 y tiene un tapón con diamantes.

El propietario, Brian Ingberg, aseguró que se trató de un robo fríamente calculado. En una entrevista con el canal TV2, explicó que la botella formaba parte de su colección desde hace seis meses y que había sido un préstamo del fabricante de vehículos Dartz.

Gracias a las cámaras de seguridad del bar, se puede observar a dos hombres encapuchados cerca de los estantes. Las fotos, tomadas durante la madrugada del lunes al martes pasado, las compartió el propio Ingberg en Facebook. Desesperado, pidió ayuda para localizar a los responsables e hizo la denuncia a la policía danesa.

Loading...

Aunque en el establecimiento había 1200 unidades de botellas de todo tipo, los criminales sólo se llevaron esa. “Por lo visto, tenían una llave o una copia, abrieron la reja y la puerta hasta llegar al museo del vodka, en el sótano”, especificó el dueño.

La botella de Russo Baltique había aparecido en un capítulo de House of Cards, como símbolo de riqueza y poder. En el capítulo, el presidente ruso Petrov les ofrecía un trago de esta bebida exclusiva a su homólogo estadounidense, Frank Underwood.

Loading...