La plataforma de servicios de música en streaming Spotify debutará este martes en la Bolsa de Nueva York, donde cotizará bajo el símbolo ‘SPOT’ y buscará captar hasta 820 millones de euros.

La plataforma de música en ‘streaming’ sale a bolsa con la fórmula del salto directo vía parqué, por la que los accionistas pueden vender títulos en su poder sin que la compañía necesite ampliar capital y sin contar con los servicios de un banco que actúe como intermediario. Dicho mecanismo le ha permitido eludir el proceso de ‘roadshow‘, es decir, de comunicar todo hecho que pueda afectar a la cotización de la compañía, y de fijación de un precio inicial para sus acciones, cuyo precio osciló entre un mínimo de 73 euros y un máximo de 107 euros por título entre el 1 de enero y el 22 de febrero, según refleja el historial de transacciones privadas de la compañía.

La empresa con sede en Estocolmo calcula que su salida a Bolsa tendrá un impacto negativo de entre 35 y 40 millones de euros en sus cuentas, anticipando que en el año fiscal 2018 se anotará pérdidas operativas por valor de entre 230 y 330 millones de euros, cifra que incluiría el coste de su debut sobre el parqué estadounidense.

Loading...

Asimismo, Spotify pronostica que concluirá el ejercicio con al menos 198 millones de usuarios activos mensuales, lo que supondría un incremento del 26% respecto al año anterior, de los que hasta 96 millones podrían ser suscriptores ‘premium’, un 36% más.

No obstante, la empresa estima incrementar sus usuarios el 26% el proximo año y así aumentar sus ingresos totales en el 2018 entre el 20% y el 30%, hasta situarse en una horquilla de 4.900 y 5.300 millones de euros, cifra que representa un crecimiento más lento que en 2017 y que Spotify atribuye a un impacto negativo de entre 260 y 300 millones de euros del tipo de cambio.

Loading...