El Reino Unido expulsará a 23 diplomáticos rusos después de que Moscú no haya aclarado por qué el exespía Sergei Skripal y su hija Julia fueron envenenados en Salisbury (Inglaterra) con un agente nervioso de fabricación rusa, anunció la primera ministra, Theresa May.

En una declaración ante el Parlamento, la jefa del Ejecutivo británico consideró que Rusia ha reaccionado “con un completo desprecio” ante la “gravedad” del incidente ocurrido el pasado día 4, pese a que este país les ofreció una “oportunidad” de que proporcionaran una explicación.

La dirigente conservadora precisó que el número de diplomáticos expulsados, que han sido identificados como “agentes de los servicios secretos encubiertos”, es “el mayor en 30 años” y que contarán con una semana para abandonar este país. Según subrayó, el Kremlin ha reaccionado “con sarcasmo, menosprecio y resistencia” ante lo sucedido y su respuesta “ha demostrado un completo desprecio por la gravedad de estos acontecimientos”.

Rusia no ha proporcionado una argumentación “creíble” ni tampoco ha aclarado, como le pidió Londres, “por qué cuenta con un programa de armamento químico contraviniendo la legislación internacional”. El incidente en Salisbury representa “un uso ilegal de la fuerza por parte del Estado ruso contra el Reino Unido”, según May, que anunció que este Gobierno incrementará el número de controles a ciudadanos rusos que vengan al país.

Además, anunció que Londres congelará “los activos del Estado ruso donde sea que exista evidencia de que podrían ser empleados para amenazar la vida o propiedad de ciudadanos o residentes en el Reino Unido”.

COMENTARIOS